Salvador Dalí

Escribir sobre una personalidad tan controvertida como la de Salvador Dalí parecería algo sofisticado. Considero, sin embargo, que se trata de todo lo contrario, ya que este gran pintor era un conocedor de la vida y consejero a favor de los seres humanos. Se ha dicho que Dalí era excéntrico por naturaleza. Su vida así lo proyecta, pero al ver sus resultados como artista, puedo apreciar el amplio espectro de conocimientos que tenía en la mayoría de la disciplinas.

Al hablar de Dalí, lo primero que se me viene a la mente es la admiración, el cariño, y el amor que le tuvo a su mujer: Gala. Ella continuamente está reflejada en la obra artística de este personaje, y es una de la pruebas insuperables de las emociones que este hombre nos legó.
Para ser una persona integral, con juicio suficiente, para opinar sobre los valores de la obra de este autor, se necesita, primeramente, comprender la fluidez que Salvador Dalí tenía sobre temas tan variados como el arte, la física, las matemáticas, la arquitectura, y las ciencias, lo que permite considerar, a este pintor catalán, como una persona sobresaliente.

Frecuentemente se pueden encontrar diferentes lecturas sobre la vida de Dalí, ya que fue considerado, por mucha gente, como un ser desprovisto de sentimentalismo, lo que lo hace parecer un representante del materialismo violento y trágico, debido a su obsesión ante los procesos de descomposición de la materia y ,en especial, de la muerte. Un análisis más mesurado, nos revela a un filósofo innovador, cuyas ideas conducen a la reflexión, y a la comprensión de las dificultades que se nos presentan día con día.

El trabajo de Salvador Dalí, necesita contemplarse como encarnación irrepetible entre clasicismo y vanguardia. Sus elementos estéticos contradictorios y pragmáticos, son dominados por el pintor, quien manifiesta así la realidad, como producto de su capacidad sensitiva: usa los sentidos de manera extraordinaria y también explota maravillosamente ese sexto sentido para representar su riguroso proceso intelectual: el pensamiento.

El universalismo de Dalí lo llevó a dominar la mayoría de las variantes del saber. De ahí, su hipersensibilidad, que hace prevalecer a la experiencia y resalta la resonancia de su alma. No es fácil ser tan creativo como él. Su trabajo deja plena evidencia de la comprensión que tuvo del mundo y de sus habitantes.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *